viernes, 24 de mayo de 2013

La Celestina de Fernando de Rojas

Hasta hace un par de años no había leído la Celestina, se que la mayoría lo ha leído en el instituto pero en mi caso no fue así, soy producto de la LOGSE, que se le va a hacer.

La Celestina es el titulo con el que se conoce desde el siglo XVI a la obra titulada primero "Comedia de Calixto y Melibea" y después "Tragicomedia de Calixto y Melibea", cuya primera edición conocida data de 1499.

El argumento gira entorno a la historia de Calisto y Melibea. Calisto es un joven noble, algo discolo, que se enamora perdidamente de Melibea, hija de una rica familia de su ciudad. Como Melibea le rechaza inicialmente, pues su fama le precede, éste, siguiendo el consejo de su criado Sempronio y en contra de la opinión de Parmeo, otro de sus criados, acude a la Celestina, una vieja prostituta y alcahueta profesional del pueblo, para que interceda por él ante Melibea. Celestina regenta un burdel con dos prostitutas, Areúsa y Elicia, que participan en la trama como mancebas de Parmeo y Sempronio.


Aunque supongo que la mayoría lo habéis leído no os voy a contar más, por si acaso hay alguien que aún no lo ha hecho. Pero podéis suponer como va a acabar.

Por lo que respecta a los personajes:

Por lo general, los personajes de la tragicomedia se reúnen en parejas: los enamorados Calisto y Melibea, los padres de esta, Pleberio y Alisa, los criados Sempronio y Parmeo, Tristan y Sosia y las prostitutas Elida y Areusa. Todos salvo Celestina.

Calisto y Melibea: ambos presentan rasgos claramente diferenciados. Calisto es un hombre pasivo, soñador, con tendencia depresiva, le encanta autocompadecerse y dedicarse a encerrarse en su alcoba sin hacer nada, dejándose llevar por ensoñaciones, cavilaciones, y por los consejos de los demás,  sin tener capacidad de decisión propia. Siendo su falta de confianza en si mismo aprovechada por Sempronio y por Celestina para sus propios intereses. No hay mención alguna de padres ni parientes, aparece desprovisto de todo vínculo con la sociedad y sólo en contacto con sus criados y Celestina.  
Melibea sin embargo es más activa, resuelta , segura de sí misma. Toma sus propias decisiones sin dejarse llevar por los consejos de criadas o de terceras personas aunque ciertamente su arraigo social y familiar condicionan en buena parte su conducta. Cuando decide entregarse a Calisto lo hace de forma totalmente consciente. 

Celestina, por por su parte, es el eje entorno al que giran lo personajes, cuyas vida dirige y condiciona. Rostro desfigurado por una cicatriz, ropas raídas, mil modalidades de su oficio, manipuladora, extraordinario ingenio aplicado a las artes de la seducción, la codicia como móvil de todas sus acciones (no dando un paso si no obtiene recompensa de ello), sórdida morada "al cabo de la ciudad, allá cerca de las tenerías, en la cuesta del río, una casa apartada, medio "caída", repleta de toda suerte de instru­mentos, hierbas, ungüentos y bebedizos destinados a ejercer sus artes. No existe en ella el menor conflicto interior, esta orgullosa de su profesión y desempeña su oficio con plena conciencia. Dotada de una aguda inteligencia práctica, buena conocedora de la naturaleza humana, es capaz de descubrir y de atacar los puntos más débiles de sus interlocutores, acomodando su actua­ción y su habla a los mismos. Descubre como hacer caer las defensas de Melibea y los escrupulos de Parmeo. 

Sempronio y Parmeo son los criados de Calisto. Parmeo, me ha parecido el más integro de los dos, tratar de dar buenos consejos a su amo, pero harto de que éste se los desprecie y se enfade con él decide pasarse al lado de Sempronio, menos escrupuloso y más interesado. Sempronio es quien aconseja a Calisto que acuda a la Celestina para que ésta le ayude a conseguir que Melibea caiga rendida a sus pies. Pero ese consejo no es desinteresado, dado que, tiene un acuerdo con la vieja alcahueta para repartirse las ganancias. Subrayar el contraste entre ambos, Parmeo es más joven, cuenta con un ingenio agudo y una inteligencia practica que se opone a la tonta erudición de Sempronio, que se pierde en palabras huecas y discurso improductivos.

En cuanto a los padres de Melibea, Alisa se presenta como una madre convencional de la época. Orgullosa de su posición social, cree que no hay en la ciudad marido de rango suficientemente elevado para su hija, no se enterará de los enredos amorosos de ésta con Calisto hasta el final. Por su parte Pleberio, aunque se presenta inicialmente como un padre convencional preocupado por la seguridad y por el futuro de su hija, sin embargo todas sus palabras transmiten un un amor verdadero más allá de los convencionalismos sociales.

Esta obra tiene un claro propósito moral que se desprende tanto del final, como de las propias palabras del autor al comienzo de la comedia "compuesta en reprensión de los locos enamorados, que vencidos en su desordenado apetito, a sus amigas llaman y dicen ser su dios. Asimismo, echa en aviso de los engaños de las alcahuetas y malos y lisonjeros sirvientes.". Es claramente el fruto de una experiencia vital, de aguda psicología y observación de la realidad.

Creo que es una obra que todos deberíamos leer en algún momento. En primer lugar porque es un clásico de la literatura española que ha perdurado más de 500 años. En segundo porque constituye una de las bases sobre las que se cimentó el nacimiento de la novela y el teatro modernos. En tercer lugar porque trata de una forma profunda y descarnada las la naturaleza humana y sus pasiones. Y en cuarto porque en esta obra están presentes los valores espirituales del amor en el doble plano del instinto y la pureza, la sensualidad, la idealidad y el realismo, el lenguaje culto y el popular. 

Estoy convencida que de haberla leído con 15 o 16 años no me hubiese enterado ni de la mitad y desde luego no hubiese sido capaz de entender adecuadamente su sentido último. 

La edición de la que disponía estaba en castellano antiguo lo cual me dificulto un poco la lectura, pero si optáis por una de las múltiples ediciones adaptadas y anotadas que hay en el mercado su lectura os resultara más sencilla y fluida. 

Existe ciertas discusiones sobre su autoría, pues la obra no aparece firmada, pero os dejo con el acróstico, que figura en el prologo de la obra y que deja bastante claro quien es su autor. 


EL AUTOR, EXCUSÁNDOSE DE SU YERRO EN ESTA OBRA QUE ESCRIBIÓ, CONTRA SÍ ARGUYE E COMPARA
El silencio escuda y suele encubrir
Las faltas de ingenio e las torpes lenguas;
Blasón que es contrario publica sus menguas
Al que mucho habla sin mucho sentir.
Como la hormiga que deja de ir
Holgando por tierra con la provisión,
Jactóse con alas de su perdición:
Lleváronla en alto, no sabe dónde ir.
PROSIGUE
El aire gozando, ajeno y extraño,
Rapiña es ya hecha de aves que vuelan;
Fuertes más que ella por cebo la llevan:
En las nuevas alas estaba su daño.
Razón es que aplique a mi pluma este engaño,
No disimulando con los que arguyen;
Así que a mí mismo mis alas destruyen,
Nublosas e flacas, nacidas de hogaño.
PROSIGUE
Donde ésta gozar pensaba volando,
O yo aquí escribiendo cobrar más honor,
De lo uno y lo otro nació disfavor:
Ella es comida y a mí están cortando
Reproches, revistas e tachas. Callando
Obstara los daños de envidia e murmuros;
Y así navegando, los puertos seguros
Atrás quedan todos ya, cuanto más ando.
PROSIGUE
Si bien discernís mi limpio motivo,
A cuál se endereza de aquestos extremos,
Con cuál participa, quién rige sus remos:
Amor apacible o desamor esquivo,
Buscad bien el fin de aquesto que escribo,
O del principio leed su argumento.
Leedlo y veréis que, aunque dulce cuento,
Amantes, que os muestra salir de cautivo.
COMPARACIÓN
Como el doliente que píldora amarga
O huye o recela o no puede tragar,
Métenla dentro de dulce manjar:
Engáñase el gusto, la salud se alarga.
Desta manera mi pluma se embarga
Imponiendo dichos lascivos, rientes,
Atrae los oídos de penadas gentes:
De grado escarmientan y arrojan su carga.
VUELVE A SU PROPÓSITO
Este mi deseo cargado de antojos
Compuso tal fin que el principio desata;
Acordó de dorar con oro de lata
Lo más fino oro que vio con sus ojos
Y encima de rosas sembrar mil abrojos.
Suplico pues suplan, discretos, mi falta;
Teman groseros y en obra tan alta
O vean y callen, o no den enojos.
PROSIGUE DANDO RAZONES
POR QUE SE MOVIÓ A ACABAR ESTA OBRA
Yo vi en Salamanca la obra presente.
Movíme acabarla por estas razones:
Es la primera que estó en vacaciones;
La otra que oí su inventor ser sciente;
Y es la final, ver ya la más gente
Vuelta e mezclada en vicios de amor.
Estos amantes les pondrán temor
A fiar de alcahueta, ni de mal sirviente.
Y así que esta obra, a mi flaco entender,
Fue tanto breve cuanto muy sutil,
Vi que portaba sentencias dos mil:
En forro de gracias, labor de placer.
No hizo Dédalo en su oficio e saber
Alguna más prima entretalladura,
Si fin diera en esta su propia escritura,
Corta, un gran hombre y de mucho valer.
Jamás no vi sino en terenciana,
Después que me acuerdo, ni nadie la vido,
Obra de estilo tan alto y subido
En lengua común vulgar castellana.
No tiene sentencia de donde no mana
Loable a su autor y eterna memoria,
Al cual Jesucristo reciba en su gloria
Por su pasión santa, que a todos nos sana.
AMONESTA A LOS QUE AMAN QUE SIRVAN A DIOS Y DEJEN LAS MALAS COGITACIONES E VICIOS DE AMOR
Vosotros que amáis, tomad este ejemplo,
Este fino arnés con que os defendáis;
Volved ya las riendas, porque no os perdáis;
Load siempre a Dios visitando su templo;
Andad sobre aviso, no seáis de ejemplo
De muertos y vivos y propios culpados.
Estando en el mundo yacéis sepultados;
Muy gran dolor siento cuando esto contemplo.
FIN
Olvidemos los vicios que así nos prendieron,
No confiemos en vana esperanza;
Temamos Aquel que espinas y lanza,
Azotes y clavos su sangre vertieron;
La su santa faz herida escupieron,
Vinagre con hiel fue su potación,
A cada santo lado consintió un ladrón.
Nos lleve, le ruego, con los que creyeron.

Por si no lo habéis descubierto aun os dejo la solución: El bachiller Fernando de Royas acabó la comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montealván

Muchas gracias por vuestros comentarios!!

18 comentarios:

  1. Buff, ni me acuerdo los años que hace que leí este libro! Me lo hicieron leer en el colegio (supongo que como a muchos) y realmente creo que ahora me daría mucha pereza volvérmelo a leer, pero es interesante volver a recordar estas lecturas que ya tenía olvidadas.

    Me ha gustado mucho tu reseña!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que me ha llamado mucho la atención de tu entrada porque no acostumbro a ver reseñas de novelas clásicas.
    La verdad es que es una obra teatral tan genial y con unos personajes tan auténticos que, uno de ellos, fue el culpable de cambiar el nombre a la obra. ESe personaje, obviamente, es el de Celestina, la vieja cosedora de virgos que mueve a los personajes como marionetas en sus manos.
    Una obra magnífica que, sin darse cuenta, es incluso más erótica que muchas que en la actualidad se tildan de ello.
    Gracias de nuevo por la reseña.
    Besos y ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. La leí en el colegio hace ya mucho tiempo! No guardo mal recuerdo la verdad.
    Pero no creo que me vuelva a animar la verdad xDD
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Hay que ser un genio de las letras para escribir esta obra y lo demuestra en lo que nos transcribes en la entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó el libro cuando lo leí.
    Me ha gustado mucho que incluyeras el árbol genealógico y muy muy currada la entrada, me encanta

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reseña sobre la gran obra que es La Celestina o Tragicomedia de Calixto y Melibea. Me gustó mucho cuando la leí en mi época de estudiante. Una obra de obligada lectura y posterior análisis de la misma pero que todos recordamos con enorme placer pues estos grandes clásicos perduran en el tiempo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Siempre es bueno recordar a los clasicos,que en nuestro pais hay muchos y muy buenos.Yo la leí hace...uff la tira de años y la recuerdo muy bien.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. La leí y estudié en la facultad pero no es de mi gusta. Además de ser un obra compleja, y no solo por el lenguaje, es demasiado oscura y sórdida...
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Es un libro imprescindible, lo hice una relectura hace poco para quitarme el regusto académico gruñón y me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!

    Qué gusto estar de vuelta y poder leer tus entradas, he disfrutado mucho esta porque me ha traído muchos recuerdos. Leí este libro en la escuela, hace tanto, y lo recuerdo con mucho cariño, como dice Mientrasleo, una relectura vendría genial para apreciarla en toda su magnitud.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo sí la leí en el bachiller, pero coincido contigo que la valoración no es la misma ahora que con 15-16 años. A mi me ha gustado ver la reseña, no es la típica que se suele encontrar en los blogs, así que me ha sorprendido gratamente.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Hola Ratita, te pòngo otro comentario, porque en el otro lo borré, al equivocarme con tu nombre, te había puesto en vez de Ratita, Ratia, jaaaaa.
    Bueno, pues te ponía también que me ha encantado tu reseña, de la manera que has presentado el libro. Yo me lo leí cuando hacía B.U.P. porque era de lectura obligada, y la verdad es que aún que me gustó, se me hizo difícil la lectura por como estaba escrita. Yo creo que si la leyera ahora la disfrutaría más. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa ^^
    Pasaba sólo a saludarte y espero que estés bien, aunque me imagino que andarás liada ahora en épocas vacacionales y que no te hayas aburrido del blog ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. ¡Vaya! Y yo que creía que era la única que había estado perdida. Espero que todo vaya bien. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué buena reseña y cuantos recuerdos!
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Espero que todo vaya bien, guapa, hace mucho tiempo que no se te ve. Un beso.

    ResponderEliminar