miércoles, 24 de abril de 2013

Los herejes de Oxford

Los Herejes de Oxford

A principios de mes me uní a la lectura conjunta organizada desde la Torre de Babel denominada ¿Histéricos o HISTÓRICOS? que consiste en leer y reseñar a lo largo del mes al menos un libro cuyo tema principal verse sobre un periodo histórico y me decidí por éste.

Ficha Técnica:

Título: Los herejes de Oxford
Autor: S.J. Parris
Traductor: Fernando Gari Puig
Sello: Grijalbo
Fecha publicación: 2011
Número de páginas: 464
Temática: Novela histórica

La autora:
Escritora y periodista inglesa, S.J. Parris es el seudónimo de la autora Stephanie Merritt, colaboradora habitual de medios como The Times, The Daily Telegraph o The Observer. Con el seudónimo de S. J. Parris publicó en 2010 la novela de intriga histórica protagonizada por Giordano Bruno que nos ocupa.


Sinopsis:
Se trata de un thriller pseudohistórico que se ambienta entre 1576, año en el que Giordano Bruno huye del Monasterio de San Domenico Maggiore, en Napoles, al ser descubierto leyendo un libro prohibido y 1583, año en el que llega a Inglaterra, donde reina Isabel I.

La novela comienza cuando Giordano Bruno es encontrado en el escusado del convento leyendo un libro prohibido y para escapar de la Inquisición huye en medio de la noche. Tras recorrer Europa llega en 1583 a Londres como secretario del Embajador Francés  donde es reclutado por Sir Francis Walsingham como investigador y espía para la Reina Isabel. Su misión será investigar la comunidad católica que existe entre el profesorado de Oxford. Pero Giordano tiene su propio interés para esta visita, desea encontrar el libro perdido del sabio egipcio Hermes Trimegisto. Realizará su viaje a Oxford acompañando a una comitiva real que integrada por un príncipe polaco y su intimo amigo Sir Philip Sidney.

Pero, sin embargo, lo que parecía una sencilla y tranquila misión se complica cuando cuando comienzan a morir profesores y alumnos atrozmente asesinados.

Giordano investigara los tres asesinatos a la vez que se infiltrara en la comunidad católica de la Universidad. Y es que en Oxford nadie es quién parece. Profesores católicos que supuestamente han abjurado de su fe, pero que siguen practicando los viejos ritos en el frió de la noche, alumnos que resultan ser Jesuitas infiltrados preparando una conspiración contra la Reina, la hija de un Rector que mantiene una relación oculta con un Jesuita............

El contexto histórico:
La novela se encuentra ambientada en el reinado de Isabel I de Inglaterra, con el trasfondo de su política religiosa. Cuando Isabel I se sienta en el trono uno de sus principales objetivos sera poner orden en la cuestión religiosa que venía sacudiendo el país desde tiempos de Enrique VIII. Pero el compromiso religioso existente fue roto en 1570 por la bula de excomunión del papa Pío V que desligaba a todos sus súbditos de su lealtad a la reina. De esta forma los católicos fueron convertidos en potenciales traidores y se recrudecieron las medidas legales contra ellos en correlación con el aumento de la intransigencia católica en el continente; así, a partir de 1580, los misioneros jesuitas, enviados subrepticiamente por España para alentar la rebelión católica, fueron expulsados de Inglaterra o entregados al verdugo. Además la celebración de la misa católica fue prohibida por completo y en 1595 se hizo obligatoria, bajo pena de prisión, la asistencia al culto anglicano. Pero como curiosidad, y aunque el libro parece traslucir lo contrario, hubo muchas menos ejecuciones por motivos religiosos durante reinado isabelino que durante los cinco años en que María Tudor se sentó en el trono.

Los personajes:

El protagonista, Giordano Filippo Bruno de Nola es un personaje real al igual que Sidney y Walsingham. 

Efectivamente Giordano Bruno (1548-1600) fue un filósofo y poeta renacentista italiano cuya dramática muerte dio un especial significado a su obra. Nació en Nola, cerca de Nápoles y su nombre de pila era Filippo, pero adoptó el de Giordano al ingresar en la Orden de Predicadores. Abandonó la orden en 1576 para evitar un juicio en el que se le acusaba de desviaciones doctrinales y a partir de entonces inició una vida errante que le caracterizaría hasta el final de sus días. Visitó Génova, Toulouse, París y Londres, donde residió dos años, desde 1583 hasta 1585, bajo la protección del embajador francés y frecuentando el círculo del poeta inglés sir Philip Sidney. En Londres se dedicó también a enseñar en la Universidad de Oxford la nueva cosmología Copernicana, atacando al tradicional sistema aristotélico. En 1585 retó a los seguidores del Aristotelismo a un debate público en el College de Cambrai, donde fue ridiculizado, atacado físicamente y expulsado del país. Se dedicó a escribir muchos trabajos en latín sobre cosmología, física, magia y el arte de la memoria. También demostró, aunque con un método equivocado, que el Sol es más grande que la Tierra. La mayoría de estos aspectos de su vida aparecen de una forma u otra en la novela al igual que su amistad con Sir Philip Sidney.


Sir Philip Sidney (1554-1586), nació en Kent y asistió a Oxford, (1568-1571) pero lo abandono sin obtener su título con el fin de completar su educación viajando por el continente. Entre los lugares que visitó estuvo París, Frankfurt, Venecia y Viena. Volvió a Inglaterra en 1575, viviendo la vida de un cortesano popular y eminente. Tanto por su herencia familiar como por su experiencia personal fue un protestante muy militante. Ya en vida, pero especialmente después de su muerte, se había convertido para muchos ingleses, en el epítome del cortesano: instruido y político, pero al mismo tiempo generoso, valiente e impulsivo. Nunca llegó a ser otra cosa que una figura marginal en la política de su tiempo, pero fue inmortalizado como la flor de la virilidad inglesa en la obra de Edmund Spenser. Aunque autor de muchas otras obras, entre ellas una novela pastoril titulada “Arcadia”, la obra que lleva a Sydney a ser inmortal es “Astrophil y Stella”,  que recoge 33 tipos distintos de sonetos amorosos –en 108 sonetos-,y once canciones y que no va a ser publicada en vida del poeta. Os dejo una estrofa:

"Llamo premio a sufrir bajo la tiranía;

Y empleo lo que queda de mi ingenio

Para intentar creer que todo va bien,

Mientras con mi cerebro pinto mi propio infierno."
Sir Francis Walsingham (1530 - 1590) fue un político inglés, Secretario principal de la reina Isabel I de Inglaterra desde el 20 de diciembre de 1573 hasta su muerte y es recordado popularmente como su «maestro de espías».

Mis impresiones de la novela:

A mi particularmente no me suelen gustar las novelas que recrean a personajes históricos  Miento, no me gustan nada. Otra cosa son las que recrean hechos históricos y de pasada aparece algún personaje de la época sin quedar desdibujado o fuera de contexto. En este, lo relatado no es parte de la historia. Ciertamente los personajes se encuentran enlazados en un relato relacionado con su vida, su trayectoria personal y profesional pero sin profundizar en ellos y la historia no cambiaría nada en absoluto si su protagonista fuese un producto de la imaginación de la autora. Es más, seguro que la novela hubiese ganado, en credibilidad. Pero seguramente el marketing de venta no hubiese sido tan "impactante". Si a pesar de todo lo anterior, la historia fuera "redonda"; personajes bien definidos y profundos, historia bien estructurada y con mensaje... , podíamos haber pasado el batiburrillo histórico-imaginario. Pero el resultado final es un poco facilón y simplón. Además, como a casi todos los libros que son escritos con la pretensión de convertirse en best sellers, le sobran bastante páginas, la historia podría haberse relatado perfectamente en menos de la mitad. El comienzo es muy flojo, durante más de cien páginas no pasa nada y el final me ha parecido precipitado y poco elaborado. 

La conclusión es que no me ha gustado demasiado y en conciencia, sabiendo todas las lecturas que tenéis pendientes, no os puedo recomendar su lectura.


3 comentarios:

  1. Leí este libro el año pasado y me gustaron los personajes históricos y cómo actuaban en la novela, pero sí que es cierto que es bastante flojito como para recomendarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Te hago caso, aunque parezca interesante si no te ha convencido no me lo apunto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. A mí sí me gusta que los protagonistas sean personajes históricos, de esa forma logro fijarlos en mi mente como algo más que un nombre en un libro de texto. Se hacen reales en mi mente y consigo recordarlos! XD Bueno, este libro propone una historia interesantísima, pero es cierto que a veces la ejecución lo estropea todo. Una pena, pero gracias por tus comentarios y por participar en la lectura conjunta :o)
    Besotes desde Oxford.

    ResponderEliminar