lunes, 1 de abril de 2013

Fin de semana gastronomico

Hola de nuevo:

Aprovechando la Semana Santa este fin de semana hemos ido a comer y cenar a varios sitios de lo más variopinto.

Desde el Ermitaño, al Gatito, pasando por el Vía Ausgusta o el Piyayos. Sin mencionar los de tapitas, EL Gallego, El Anduriña, El Mediterraneo o El Ruedo, entre otros. Todos muy recomendables cada uno en su estilo.

Hoy os voy a hablar de nuestra experiencia en el Restaurante El Ermitaño de Benavente (Zamora), que tiene una estrella Michelín.

Es un restaurante de cocina creativa con una báse tradicional. Los platos de siempre con un toque diferente y una presentación excepcional. 

Sus muros datan del siglo XVIII. La verdad es que sus instalaciones son preciosas. 

Cuenta con varios comedores, son pequeños espacios con varias mesas que te da una sensación muy íntima a la hora de comer. Además permite un servicio más dedicado al tener el camarero menos mesas para atender.

Cuenta además amplias y cuidadas zonas verdes en la que poder dar un peqeño paseo despues de la excelente comida.

El servicio es excelente, la atención muy buena y cuidada, el maitre nos aconsejo a la hora de decidir nuestro menú y el vino más adecuado para acompañarlo, con mucho esmero y paciencia.
 
Nosotros optamos por un menú degustación compuesto por:
  • Un entrante: La alubia blanca riñón con morros de ternera lechal guisados, guindilla dulce y sepia a la brasa
  • Un pescado: El rape negro asado al fino en rama de Jerez con pil-pil de callos de bacalao y cebollino fresco
  • Una carne: El lomo de ciervo asado al regaliz de palo con su jugo, reineta asada y semifrio de queso de Valdeón
  • Y un postre: Queso de Torta de Oveja, Manzana Reineta, Pera Conferencia y Regaliz (Helado de queso de torta de oveja, Puré de reineta asada, Pera conferencia en almíbar, Crema de regaliz, Sopita de peras al licor de reineta y polvo de regaliz)
Y lo acompañamos con una copita de Prieto Picudo excelente, que entraba fenomenal, pero que se subía enseguida a la cabeza.

Cuando terminas el postre te ofrecen el café y entonces te dan una tarjetita para que te subas a la buhardilla del caserón donde tienen una especie de cafetería, es un espacio para relajarse, con una decoración de madera e instrumentos musicales, así cambias de espacio y la comida no se hace tan larga.
  
Solo tengo una palabra para expresarlo: IMPRESIONANTE. Impresionante el sitio, la comida, la atención, en fin IMPRESIONANTE. No me estraña que tenga una estrella Michelin.

Si teneís la ocasión de pasar por Benavente no dejeís de visitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario