domingo, 31 de marzo de 2013

La Jungla de Cristal (5). Un buen día para morir.



En febrero mi marido y yo nos fuimos a ver la "Jungla de Cristal. Un buen día para morir" y ahora me gustaría compartir con vosotros nuestras impresiones.


Ficha técnica:  

Título: La Jungla: Un buen día para morir

Título original: A Good Day to Die Hard
Dirección: John Moore
País: Estados Unidos
Año: 2013
Fecha de estreno: 15/02/2013
Duración: 97 min.
Género: Criminal, Thriller, Acción
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Reparto: Bruce Willis, Mary Elizabeth Winstead, Jai Courtney, Patrick Stewart, Cole Hauser, Yuliya Snigir, Megalyn Echikunwoke, Amaury Nolasco, Anne Vyalitsyna, Sebastian Koch
Guión: Skip Woods

Distribuidora: 20th Century Fox
Productora: Dune Entertainment, Media Magik Entertainment, Twentieth Century Fox Film Corporation, Origo Film Group

Sinopsis:

En esta ocasión, John McClane, se traslada a Rusia en busca de su hijo, que va a ser enjuiciado por el asesinato de un hombre a sangre fría. Pero lo que no sabe es que se va a ver envuelto nuevamente en tiroteos, persecuciones, peleas.... bueno, más de lo de mismo de siempre. Su hijo Jack (Jai Courtney), pertenece a la CIA, y esta, en misión extraoficial, tratando de liberar a un preso político y se hace pasar por asesino para ser enjuiciado junto con él. Durante el juicio se produce una tremenda explosión y un grupo armado irrumpe en la sala con el objetivo de secuestrar al preso político pero Jack logra sacarlo del edificio iniciándose una trepidante e inverosímil persecución (de ser real habrían muerto varias veces todos) en la que su padre John McClane le ayudara. Este es el emocionante inicio de una película de acción en la que veremos más persecuciones a píe y en coche, huidas propias de  Houdini, helicópteros que se estrellan, centrales nucleares saqueadas........ 

Como en las anteriores ocasiones McClane estará en el lugar equivocado y en el momento más inoportuno, tratando de recomponer la maltrecha relación con su hijo. El personaje interpretado por Bruce Willis hace una vez más gala de su socarronería y de una fortaleza física que ni la de los titanes, ya que en la mayoría de las escenas de acción, que se suceden a lo largo de todo el film tendría que haber muerto sin remedio. Pero no, para este superhombre no hay nada imposible, es totalmente invulnerable. Al igual que su hijo, al que en una escena se le clava una barra de hierro del forjado de un edificio, del que descienden a través de una especie de tobogán por el que se tiran los escombros desde una altura de más de 10 pisos, y esta más fresco que una lechuga que lleva tres días en el nevera. Respecto a los malos son bastante previsibles y un poco sobreactuados, pero se dejan ver. 

No os voy a contar todo lo que sucede, pero como acaba no es ningún misterio, todos los malos mueren y McClane y su hijo se reconcilian melosamente.

Mis impresiones: 

Lo reconozco, me gustan las películas facilonas de acción imposible, dónde los actores son como dibujos animados que realizan actos imposibles y nunca mueren. Ya sé que son malas a rabiar y que a la semana ya no sé si en esta era dónde Brus Willis estaba en un rascacielos, era un alcohólico o estaba muerto -hay que esa es otra-.Me da lo mismo, es como comer una bolsa de palomitas, sabes que después de haberlas acabado te arrepentirás y queras ponerte a dieta, pero que buen rato pasaste mientras te las comía..

No hay comentarios:

Publicar un comentario